lunes, 1 de julio de 2019

LIMPIEZA DEL INTERCAMBIADOR DE CALOR

Hola a todos,
hace poco tuvimos que reparar el reten de la bomba de agua y recordar que sacamos varias aspas viejas del tubo que iba al intercambiador de calor y que estaban taponando la entrada de agua.

Pues, sorpresa!!!!!!!!!!!!
en nuestra primera salida para probar la reparación, se nos llena la sentina de agua y no gotea por ninguno de los sitios que hemos reparado, ponemos las bombas de achique en marcha y vemos que el agua viene de una manguerita que tiene el tapón de llenado del liquido anticongelante.


¡Mierda! Se está mezclando el agua de mar que viene del rodete con el circuito cerrado de refrigeración y parte sale por el tubo de escape y otra parte por el tapón del intercambiador y cae a la sentina. Lo único bueno es que la temperatura  del motor no sube porque sigue teniendo mucha agua, aunque esté mezclada el agua salada con el anticongelante.

Lo primero que pensamos es que como hemos limpiado el atasco de aspas antiguas de la tubería de entrada del agua que viene del rodete, se ha roto el intercambiador debido al aumento de la presión (pieza nº 11), además hace 10 años que no lo limpiamos y era un trabajo pendiente para el año próximo.



Pues nos ponemos manos a la obra.



Dentro de esta pieza del motor está el cilindro que enfría el líquido refrigerante, esto es posible por un montón de pequeños tubos soldados de cobre dentro del cilindro y que a través de ellos pasa el agua de mar de impulsa el rodete.

Lo primero cerramos la llave de paso del grifo de fondo y vaciamos el circuito cerrado del líquido anticongelante, los motores suelen tener un grifo para su vaciado o una de las gomas de entrada, en cada manual de usuario de motor lo indica.



Si quitamos el tapón superior vemos como se va vaciando y es más rápido al no hacer de sifón.





Lo siguiente es quitar las dos gomas laterales negras que tiene el enfriador, para ello debemos aflojar las 3 abrazaderas metálicas, ojo que algo de líquido se derramará.




Y así queda cuando la quitamos



Y esta la de la entrada desde el rodete




Una vez sueltas las dos gomas, el cilindro interior sale tirando de el con cuidado. En nuestro caso no hace falta quitar también el codo del escape, por que aunque parece que choca con el tubo vertical, tiene algo de juego hacia arriba y lo salvamos con maña, un acierto de diseño del fabricante.




Una vez sacado el intercambiador, debemos comprobar su estanqueidad, usamos un guante de goma de fregar y un par de bridas y colocamos el cilindro en la muñeca del guante y lo sellamos con una brida, luego le cortamos  a uno de los dedos del  guante un trozo y hacemos la misma operación con la manguera del pantalan y la otra brida. De esta manera al abrir el grifo, el agua sale por el extremo contrario del cilindro y si hay fugas, nos las canta rápido.




Al hacer esto vemos algunos cilindros atascados, pero sin fugas. ¿Donde estará entonces la avería?
Al mirar con más detenimiento las dos gomas que hemos quitado, vemos que están pasadas, han perdido parte de la goma interior y de su forma y que ya no eran capaces de mantener estancos los dos circuitos de refrigeración. ESTE  ES EL PROBLEMA.



Como podéis ver en los codos viejos, el exterior no daba ninguna pista de lo que estaba sucediendo dentro.



Debemos sustituirlas por estas otras dos nuevas.



Aprovechamos y metemos en vinagre el cilindro de cobre del intercambiador para que se disuelva la cal y los restos de salitre, un día después le pasamos una guía eléctrica  de plástico por el interior de cada uno de los cilindros para rascar impurezas y le volvemos a colocar la manguera a tope para que limpie.





Es el momento de comenzar a montarlo todo, primero metemos el cilindro dentro del intercambiador, luego colocamos la goma que trae el agua desde el rodete, sin apretar aun las abrazaderas, empujamos el cilindro hacia arriba y presionamos el codo de goma para que el cilindro entre en el interior de la goma.



Hacemos lo mismo con el codo de goma del escape



Una vez embocados los dos codos de goma en el intercambiador, apretaremos las 3 arandelas de cada una a tope, ya que deben aguantar una gran presión y temperatura.

Ahora queda rellenar de anticongelante el circuito cerrado por el tapón superior, teniendo en cuenta que hay que esperar a que entre por todos los recovecos del motor y que tendremos que rellenar.
No olvidarse de abrir la llave de paso del agua y arrancar.

Puede que tras un rato debas rellenar un poco mas de anticongelante, apaga el motor antes de que se caliente, esto te permitirá poder quitar el tapón superior y llenar lo que le falta, pero OJO, nunca abrir ese tapón si la temperatura ya a subido, te puedes quemar, pues puede salir a presión el líquido. Tendrás entonces que dejarlo enfriar.

Probar, arrancar, mirar si sale agua por el escape, mirar que los codos no tienen fuga y vigilar el reloj de la temperatura no sube mas de la cuenta.

Buena proa a todos. _/)_











jueves, 27 de junio de 2019

RETEN DE LA BOMBA PIERDE AGUA

Hola de nuevo, hoy vamos a desmontar la bomba de agua de refrigeración del motor.

Llevamos varios días observando que pierde agua, unas gotas cada minuto que no son preocupantes, no nos hundirán el barco, pero son el síntoma de que algo comienza a fallar.



Esta es la bomba de refrigeración  y justo detrás del rodete tiene ese orificio que es por donde goteaba.

Tenemos que desmontar la pieza que hay entre el nº 2 y el nº1



Las herramientas a utilizar


Comenzamos cerrando el grifo de fondo para evitar sustos


Luego desmontaremos las dos mangueras de entrada y salida de agua, la amarilla es la de entrada y la azul la de salida. Quitamos las dos abrazaderas metálicas y retiramos las mangueras.



Y ahora de la amarilla de entrada de agua, ojo que puede salir algo de agua.


Lo siguiente es quitar la chapa que sujeta el bloque de la bomba al motor, tiene tres tornillos
Los dos de arriba que aparecen en la foto y otro que tiene detrás y que está difícil de encontrar




Una vez quitada la chapa y la chapa desmontada



Ahora ya podemos sacar el cuerpo entero de la bomba, PERO OJO Y CON CUIDADO, ya que al final del eje, este engarza en la rueda del interior del motor, por ello debemos recordar en que angulo sale para poderlo meter luego del mismo modo en el que sale.
Pongo la foto del cuerpo de la bomba y observar el tetón de la izquierda del que hablamos.



Y una foto del interior del motor, donde luego encaja el tetón de la bomba. recordar que también sale  un poco de aceite al sacarla.


Ahora nos centraremos en desmontar el interior de la bomba. Lo primero la tapa del rodete y los 4 tornillos de cabeza redonda.



Retiramos el rodete con cuidado de no dañar lo haciendo palanca con un destornillador por la parte del pasador metálico.
Vemos que está en buen estado, así que no será necesario cambiarlo, ya se hizo el año pasado.



Vemos también que la tapadera tiene restos de juntas de otros cambios, y en el interior hay trozos del muelle del reten averiado.



Eso que hay en el centro de goma negra es el reten que tenemos que cambiar, sale con paciencia con una pinzas, con un mini destornillador haciendo palanca, etc
Así se ve sin el reten.




Y el reten nuevo y el viejo.




viernes, 7 de junio de 2019

Viaje al Egeo

Hola a todos

Hemos comenzado una singladura por mar para dar una vuelta por el Mar Egeo y nuestro punto de partida será Porto Rafti.  Llegamos en taxi desde el aeropuerto de Atenas, un trayecto de 15mt y 22€ y allí  nos espera Javi para embarcarnos en el MissRegina, un velero de acero de 37 pies construido en Canadá y que ya nos ha acompañado en muchas travesías, la ultima el año pasado por el Mar Jónico.



Por la mañana temprano salimos con la auxiliar a comprar provisiones, gasoil y todo desde la playa, menos mal que podemos traerlo todo a la playa en un carrito del super.



Una vez todo estibado, subimos velas y con poco viento vamos saliendo de la bahía protegida, para evitar las calmas que forman  las montañas  cercanas, ponemos un poco el motor hasta que media hora después, con un viento ya establecido de sureste F3 y que a lo largo de la mañana fue rolando a suroeste F5-6. 




Llegamos a la isla de Kea a las 15h haciendo puntas de 6,5 kn todo el trapo arriba y ciñendo, entramos en la bahía de Korisia a 20 millas de distancia de nuestra salida y fondeamos en Livadi Bay, con 5mt de fondo de arena y un pueblecito pintoresco con su muelle para el ferry.






Por la mañana levantamos el fondeo a las 9h y ponemos rumbo a Tinos a 40 millas, pasando por el canal entre Tinos y Andros, rumbo Este a rabiar. 
Llegamos a las 18h tras una travesía estupenda de vientos cambiantes y suaves.





Es de esos días  en los que el mar esta bastante calmado y se puede lucir uno con las viandas, así que hacemos un asado de patatas, cebollas y salchichas ahumadas que compramos antes de ayer. Salió riquísimo.



Cuando pasamos entre las dos islas, la corriente en contra era muy fuerte y formaba olas y parecía que el agua estaba hirviendo.  Al doblar el cabo fue la primera vez que vimos delfines.




Fondeamos en Panormos, y nos quedaremos un par de días para inspeccionar la isla.



Esta noche bajaremos al pueblo a cenar, y ya os contaré como son las tabernas por aquí.

  

Las dos mejores son Marina (para comida griega) y Maistros (para pescado fresco).
Por la mañana desayunamos y bajamos a tierra a remo, se nos rompe el conector de entrada de gasolina del fuera borda.
Tras hablar con un griego que estaba sentado en una taberna, nos recomienda visitar el pueblo de Pyros, hay que seguir la carretera del lado izquierdo del puerto durante 3 km cuesta arriba, pero merece la pena. Incluso mientras subimos las vistas son espectaculares. 



Por el camino vemos bonitas torres que se usan de palomares y que son muy  típicas de la isla, aun se conservan igual que hace 200 años, cuando se usaban para comunicarse dentro de la isla y entre ellas.

 Nos encontramos un típico pueblo griego de casas blancas y ventanas azules, calles estrechas y muy bien cuidado. Esta isla aparte del turismo, vive del mármol y sus canteras, y este pueblo esta lleno de artistas, pintores, alfareros, etc.




Entramos en una panadería de 200 años, donde compramos 3 magdalenas y el pan de los próximos  días. Encontramos también una vieja ferretería y nos colamos en busca de algo para reparar nuestro motor, sin ningún tipo de fe en encontrar  nada, pero tras meternos en la trastienda, ya que el señor mayor solo hablaba griego, encontramos de todo y nos abastecimos de cosas que ya no se hacen, pero que nos dudarán toda la vida.
Tras visitar el pueblo y tomarnos un refrigerio en un lindo y muy bien decorado local, emprendimos el camino de vuelta.




Ya cansados de andar, al llegar al puerto, lo que iba a ser una cerveza se convirtió en una suculenta comida de pescado fresco en una de las tabernas del pueblo.
Comidos y bebidos, con las piezas para poder reparar las averías del barco en la mochila, nos fuimos al barco remando de nuevo y decidimos que ya que la siguiente cala estaba asolo 4 millas, podríamos allí pasar la noche y reparar el motor y el grifo del baño.

Tras una hora de motor con el viento de 4 kn de cara entramos en una bonita y desierta ensenada con 4 calas protegidas y sin nadie ni fondeado ni en tierra. Kolymvithra Bay. 
Conseguimos reparar el motor fuera borda y el grifo del baño.



Aquí Javi se da el primer baño en unas aguas frías y cristalinas, donde a 6 mt de profundidad se ven todos los detalles del fondo.


Mañana bajaremos a tierra en la auxiliar para inspeccionar un lago que hay detrás de la playa y la zona.

Por la mañana bajamos a tierra a una cala próxima al fondeo, donde llega un barranco con pequeña playa y desembocan aguas del riachuelo. Escalamos un poco la montaña desde donde hay grandes vistas y recolectamos vigaros para el aperitivo.




Luego vamos a la playa grande donde hay unas cabras pastando y una especie campamento abandonado, que debe abrir solo en verano con iglesia incluida. Por cierto, si necesitas agua para el barco, puedes llenar los bidones en los grifos que estas instalaciones tienen en la terraza.




Ya al medio día cuando el viento comienza a levantarse un poco salimos de la cala con rumbo a la isla de Mikonos, está a unas 16 millas y hemos elegido la parte Norte por que tiene un fondeo mas seguro para los vientos de Sur de 50 kn que vienen en un par de días, y también por que está  alejada de la masificación turística  de esta isla.






Llegamos a la Bahía  de Panormos de Mikonos, tiene 3 fondeaderos buenos a todos los cuadrantes excepto Norte. Fondeamos en el primero entrando a estribor, es una playa poco concurrida con mucho postureo y sin chiringo. En Mikonos se lleva mucho en las playas, chiringuitos de playa exclusivos, con hamacas privadas en la playa y música a toda pastilla.
Por la tarde cambiamos de fondeo, ya que por los alrededores no hay nada y necesitamos provisiones para los días  de lluvia y viento que tendremos.
Nos adentramos al final de la bahía y largamos 50mt de cadena en un buen fondeo de arena amplio.



Bajamos a tierra en busca de un supermercado, de pan y aquí estamos,  tras mas de 40 minutos de caminata subiendo una montaña, a 4 km, encontramos una taberna griega que  preparan unos sublakis maravillosos con unas cervezas. La vuelta cargados con las bolsas de la compra, los estómagos llenos y la oscuridad del camino, fue divertida y arriesgada.

Por la mañana amanece un día feo, nublado y ventoso. Nos dedicamos a la higiene personal y del barco, hacemos la comida, unas deliciosas fajitas de pollo y la ensaladilla que sobró de ayer. 
Por la tarde bajamos a tierra en busca de unas maderas, hemos pensado durante la mañana la forma de solucionar el problema de la estiba de los 90mt de cadena para que no se atasque al recogerla.


Cuando bajo a tierra, descubro un bello lugar para jubilarse durante una temporada y gastar poco, un buen chambao. Volvemos al barco con varias maderas de una obra que cortamos y encajamos en el pozo de anclas después de un par horas de duro trabajo, el invento queda solucionado, un doble cajón en el pozo  de anclas para almacenar los metros de cadena añadidos.

Esta noche esperamos temporal de 50kn con un ojo avizor y otro a dormir, esperemos que el fondeo aguante.

La noche la pasamos relativamente bien, a las dos de la mañana tuvimos que levantarnos por que la alarma de garreo nos daba una deriva cada 15 mt, así  que zafarrancho de combate, uno a la caña, otro a la proa y otro a preparar una segunda ancla para engalanar en la misma linea. De noche cerrada el gps no quería funcionar, por lo que a ojo fuimos dando avante y recogiendo fondeo para largarlo 30 mts mas adelante, pero esta vez con una segunda ancla a 20mt de la otra. De esa guisa y con puntas de 30kn nos fuimos a la cama y todo fue bien. Debo indicar que el ancla principal es una Rocna y colocamos como segunda engalanada a media cadena una Fortress de aluminio.




Ya por la mañana, comenzó  a subir el viento que tubo su punta en los 50kn al medio día. Es espectacular como el viento es capaz de levantar el agua del mar como si fueran agua y aire uno solo. El fondeo aguantó  como un jabato. A primera hora de la tarde observamos como un barco de vela se aproximaba desde fuera de la bahía buscando refugio, cuando llegó  a nuestra altura intentó  fondear pero tras 3 o 4 intentos fallidos en los que el barco les garreaba arando la arena pero sin agarrar, se marcharon a otra cala de esta misma bahía mas al norte. Aquí  nos quedaremos hasta que mañana intentaremos llegar a Andros. El ancla de arado que suelen llevar los barcos de charter por esta zona, no está preparada para tanto viento, en esta ocasion llevaban una Delta con cadena insuficiente

Paso a explicar la configuración del fondeo por si puede servirle a alguien en un caso como este. Nuestro velero es de acero y pesa 11Ton, llevamos 90mt de cadena de 10mm y un ancla Rocna de 20kg. En este caso el fondeo era amplio de arena y el fondo de 5mt. 
Largamos la Rocna con 20mt de cadena y se le enganchó  a la misma línea otra ancla Fortress de 5 kg con 1.5mt de cadena y largamos otros 30mt de cadena. Todo el conjunto se amarra al barco con doble cabo en la proa y gancho de cadena.





Salimos a las 8 de la mañana con viento del poniente de 10kn que fue variando entre los 18kn y alguna calma. Las puntas de velocidad alcanzaron los 7,5kn y al salir pusimos rumbo norte hacia la isla de Andros.




Llegamos  a la hora de la comida a la bahía de Korthion, un pueblecito pesquero en la cara sureste de esta bonita isla, que aun no está masificado por el turismo y que tiene muchos rincones bellos.
Una vez comimos y descansamos de la travesía, bajamos a dar una vuelta por el pueblo, tomar una cerveza, ver sitios del pueblo y comprar algunas provisiones. Descubrimos una taberna con una camarera muy simpática y que por poco dinero nos dio de cenar.




Al día siguiente nos levantamos pronto con la intención  de ver el interior de la isla. Preguntamos a varios lugareños que nos indicaron unos caminos de senderismo que salen del río que surca el pueblo y que suben a los pueblos de la montaña. El camino 5 es el mas bonito, pero también el mas difícil, con cuestas y cientos de peldaños entre cascadas de agua y casas de campo, iglesias, y arboles frutales. 





Cuando llegamos casi al final de este camino en lo alto de la montaña, nos alejamos de el hacia la parte este de la isla y llegamos al pueblo de Poyo y allí encontramos la bajada al puerto por el camino 3, menos difícil,  pero mas árido. 






En fin una paliza de subir escalones y cuestas de 4 horas y media, que ha merecido la pena para ver impresionantes vistas, paisajes y paisanos.


Cuando llegamos al puerto pesquero, paramos a comer en una tasca que  está  en el lado izquierdo  del paseo y que te ponen bien de comer comida casera griega, pero caro.
Luego nos vamos al barco a descansar un poco y a preparar la travesía de mañana, que saldremos temprano a Siros.



A las 8 de la mañana y ya bien desayunados, salimos de Kortion con un viento de 20 a 22kn del noreste, con un rizo en la mayor y medio génova, hacemos puntas de 7kn,  hay mar de 2 metros, en cuanto salimos de la protección de la bahía, ponemos rumbo al estrecho que separa las islas de Andros y Tinos.


Al pasar por esta zona vemos unas olas raras que achacamos a la corriente, pero al acercarnos nos damos cuenta que son atunes comiendo un banco de peces y las gaviotas están alrededor para ver lo que les cae. Pasamos el estrecho con viento de popa a orejas de burro y conforme nos acercamos a Siros el viento decae, pero no la ola que viene de todos lados, haciendo la travesía incomoda.

Pensábamos fondear en alguna cala de la costa este de Siros, pero la ola que entraba de noreste era incomoda, al final encontramos una pequeña cala muy profunda antes de doblar el cabo sur de la isla, que se llama Galisas. 



Un fondeo muy tranquilo y que consta de varias tabernas donde comer, aunque decidimos en esta ocasión comer en el barco unos espaguetis carbonara.



Por la tarde levantamos el fondeo y fuimos al sur de la isla, en un fondeo muy protegido con puerto, tabernas, supermercado y náutica.  Aquí también hay servicio de alquiler de motocicletas. 
El puerto se llama  Poseidonia. 




Por la noche vamos a buscar un sitio para cenar, hay muchas tabernas en el puerto y alrededores, pero son para turistas, así que comenzamos a caminar camino de la gasolinera hacia el pueblo de Poinix, y allí encontramos la típica taberna llena de gentes del pueblo, comimos fenomenal comida típica griega por la mitad de precio que hasta ahora, recomendable, bien servido y con simpatía.




Por la mañana antes de salir , bajamos al pueblo a comprar provisiones y a buscar un recambio de la botella de camping gaz, no la encontramos, pero en la náutica te la pueden traer de la capital de la isla de un día a otro.  Ya en el barco preparamos la maniobra del nuevo genaker que habíamos traído de España, pues la travesía seria propicia para sacarlo.

Salimos sobre las 11h con rumbo a la isla de Kea, ya vamos buscando el noroeste para acercarnos a nuestro destino, pero intentamos disfrutar aun de buenos momentos a vela, de calas solitarias, y naturaleza.




La travesía al principio es a motor sin viento y con el mar como un plato, eso nos ayuda a ensayar varias veces el sistema de arriado y subida del genaker y comprobar que las modificaciones que le hemos hecho en puerto para simplificar la maniobra funcionan.
Al rato ya entran 6kn de viento por tercer cuadrante y sacamos el genaker, luego mas adelante también subimos mayor y hacemos puntas de 7kn con 10 de viento.





Cuando llegamos a Kea, pensábamos fondear en la primera cala que estuvimos  al comienzo de las vacaciones, Livadhi, pero al llegar observamos otra cala protegida de suroeste que es lo que iba a soplar de noche, y entramos a ver Otzias. Nuestra  sorpresa, solo un barco fondeado, aunque luego llegaron otros dos,  y un par de tabernas en la playa, además de bonita y fondo de arena. 
Nos quedamos, bajamos a tierra a dar un paseo y probamos ambas tabernas para ver en cual cenamos. De las dos recomendamos la del lado de babor de la cala, mejor precio y servicio.






Por la mañana salimos temprano a vela sin encender motor, estamos ya hechos unos lobos de mar, y ponemos rumbo a Porto Raftis a 20 millas, con viento fresco de suroeste de 15kn, una bonita travesía a vela de aleta y llegamos antes de comer a fondear a lado sur que se llama Markopolou, aquí comeremos unos huevos a la cubana y descansaremos para darnos el último  baño en aguas del Egeo de este año,  esta noche volveremos a fondear en el interior de la bahía  de Porto Rafti y bajaremos a cenar a una taberna para despedir estas maravillosas dos semanas de navegación por el Egeo . 





Mañana nos recoge un taxi para llevarnos al aeropuerto de Atenas que está a 12 km de aquí.









Un abrazo a todos y buena proa. _/)_